Another life is possible [Parte II]

Fragmentos

En capítulos anteriores…: Un pequeño proyecto y Parte I

Cosas a tener en cuenta: Venga ya…, ¿Ray?, ¿la Zona?, ¿el Distrito?… Tengo la total libertad de hacer lo que quiera con la historia, pero me gusta el inicio, así que intentaré seguirla según como ha sido planteada. ¡Que curioso…!, todo tiene nombre excepto ¡LA CHICA!, hmm…

La canción que me acompaña: 

El fragmento en sí:

Esto es insoportable, pasan los días y no consigo librarme de los hombres de Theobold. Nadie sale o entra de la Zona sin su permiso, controlan cada mercancía, hombre o mujer que cruzan la puerta, y naturalmente, el muro es infranqueable. He intentado llegar a un acuerdo con uno de los hombres de Theobold, el soborno que pide para que los vigilantes hagan la vista gorda es demasiado alto. No puedo pagar a los vigilantes, no puedo salir con la mercancía y tampoco puedo contactar con Victoria.

Ella me podría traer el dinero suficiente para sacar la mercancía. No lo pensé…, no pensé en la comisión que se lleva Theobold de todo lo que ocurre en la Zona, no pensé en que Theobold controla hasta las conexiones con el resto del mundo. Básicamente, lo que ha conseguido es crearse su pequeño reino, es el rey del área más miserable, pobre, violenta, peligrosa y sucia que conozco, hasta en el Gueto se vive mejor.

Le prometí a Victoria que volvería…, que sería la última entrega de Esterina para el Distrito y que después seriamos felices con el dinero que conseguiríamos. Pero no es la primera vez que le he prometido un final feliz, le prometí en su día que El levantamiento triunfaría, que se opusiera a su familia y se uniera a nuestro bando. Y lo hizo, confió en mi promesa de un final feliz y libre del abuso de las familias próceres. Sin embargo…, el mundo utópico que soñamos se ha convertido en un caos. Se han creado diferentes áreas, cada una controlada por un líder que compite con los demás por ver quien abusa más de su gente.

Debe estar desesperada…, quizás El levantamiento fue mala idea…, quizás vivir para un prócer era mejor que vivir libre. Pero solo solo “quizás”, y le demostraré que dejar de ser una prócer por mi ha sido su mejor decisión. Ya que ahora mismo, vivo por y para ella.

About these ads